Doña Bienvenida Granja estaba de vacaciones visitando a su hija María Antonia Olave Granja (48), quien es una Bonaverence con permanencia definitiva en Chile. Ella la querían cremar para hacer el traslado mas fácil a Colombia, pero no tenían los certificados de registro civil de nacimiento, los cuales eran necesarios para realizar la cremación.

Estuvo más de un mes hospitalizada, donde le cortaron un pie y después le tuvieron que cortarle otro pedazo del pie y ahí fue cuando se empezó a complicar, los médicos hicieron todo lo posible pero no fue posible salvarla pero una insuficiencia respiratoria termino con su vida.

María Antonia la quería sepultar en Chile pero sus dos hermanos en Buenaventura no quisieron dar los permisos correspondientes además de los otros documentos que pedían para realizar el proceso.

Cuando María Antonia llego a nuestra organización había tocado todas las puertas para poder recoger el millón doscientos que le estaba cobrando una funeraria que solo se hacía cargo del traslado de Santiago a Bogotá, después solucionar otra funeraria que la trasladara desde el aeropuerto velarla  y darle cristiana sepultura en Buenaventura, Valle del Cauca.  

María Antonia trabaja en una peluquería y en un lugar donde alquilan sillas hace años, le pidió ayuda económica  a su jefa que estaba de vacaciones en Estados Unidos pero no le ayudo con nada y tampoco le realizo el adelanto. “Nunca pensé que esto me fuera pasar aquí”

La agencia de viaje donde doña Bienvenida tenía el pasaje de regreso a Colombia le negó la opción de traspasar el pasaje a María Antonia ella para poder acompañar y darle cristiana sepultura a su madre.  

Según María Antonia Olave, el consulado de Colombia en Santiago de Chile no les ayudo en absolutamente nada.

El día Viernes 01 de Febrero hicimos la convocatoria en todas nuestras plataformas sociales para las personas que quisieran solidarizarse con la repatriación de nuestra connacional.  Después de hecha la publicación con los datos suministrados por parte de Maria Antonia Olave, varias personas se comunicaron con ella y logro completar el dinero que le hacía falta.

Nuestros agradecimientos son sinceros para todos los que se unieron a este noble caso donde tenemos un abandono desde hace muchos años por parte del estado Colombiano. ¿Cómo es posible que en el año 2018 las remesas de los Colombianos en el exterior superaran los $6.000 MILLONES DE DOLARES y sigamos sin una ley de repatriación integra? Ahora nos plantean un seguro de repatriación en un proyecto de ley planteado por nuestro actual
“represéntate” a la cámara por los Colombianos en el exterior Juan David Velez, que no es mas que otra excusa para alimentar las arcas de alguna empresa externa al estado. Ya tenemos un fondo especial para las migraciones desde el año 2012 que casualmente no tiene fondos.

Venezuela atraviesa por una crisis política tremenda, pero su consulado en Chile se hace cargo de repatriar sus muertos, lo mismo pasa con Ecuador y muchos otros países que tienen un flujo de emigrantes en el exterior.

Yesid Castaño

Presidente, Inmigrantes Berracos en Chile