La empresaria gastronómica recolecta recursos para ayudar a repatriar los restos de coterráneos que han perdido la vida y no tienen los medios o el conocimiento para realizar el trámite.

Estar lejos de tu patria, sea cual sea el motivo por el que se emigra de ella, es un proceso difícil; una nueva cultura, idiosincrasia y la distancia de los seres queridos generan una angustia que sólo quien la vive puede explicar.

Pero hay una circunstancia que supera, sin lugar a dudas, todas las anteriores; perder a un ser querido y no saber cómo enviar sus restos a Colombia para ser sepultado en su tierra.

Ese desconocimiento es el que percibió Nohelys Sierra Castro y su marido Diego Sierra, dueños del restaurant «Embajada Colombiana” ubicado en Iquique quien de mérito propio comenzó a averiguar qué podía hacer para ayudar a los connacionales que pasaban por esta terrible situación.

«Comencé a averiguar cómo se podía hacer una repatriación a Colombia y encontré que había un tratado entre Chile y Colombia que permitía repatriar un cuerpo por un costo de US$750 más el valor de otros costos» Comenta Nohelys

Tomó acción y en pocos días descubrió que existía un tratado entre Chile y Colombia que permitía repatriar los restos a su país natal por 750 dólares, sin embargo, a través de la gestión de Sierra, se logró un acuerdo que favorecería a sus connacionales.

Conversó con varias funerarias, hasta que logró convencer a Funeraria Cubillos para hacer un acuerdo y éstos llegaron al valor de $1.150.000 chilenos, ahora había que conseguir esos recursos, ya que el consulado de Colombia para todo el sector norte de Chile estaba en Antofagasta y no necesariamente tienen la obligación de ayudar en este tipo de casos, salvo que, la familia del fallecido no tenga los recursos para realizar el doloroso trámite.

«Logré convencer a la Funeraria Cubillos quienes aceptaron hacer los servicios por $1.150.000 chilenos y nos llevaban hasta el mismo avión que los llevaría a Colombia» Añade Sierra Castro

Nohelys, tanto en su restaurant, como en otros lugares, implementó una idea que resultó. Colocó alcancías donde recibía aportes de coterráneos que, con un aporte monetario, ayudaban con su granito de arena para repatriar un fallecido.

El año 2019, tras unos días desaparecida, Mireya perdió la vida y la familia no tenía los recursos ni el apoyo del gobierno de Colombia para lograr su traslado a nuestra tierra. Ésta fue una de las primeras campañas financiadas por todos en Iquique, donde se logró, a través de las alcancías, juntar el dinero necesario para cubrir los gastos de Mireya.

«En un mes, logramos repatriar a 5 personas, todas a través de la funeraria […] Para repatriar un cuerpo, es necesario utilizar una inyección que conserva al cadaver y retrasa su descomposición (Formol) que también se compra aparte. Nosotros logramos que nos la regalaran y así, también pudimos abaratar costos» Explica Nohelys Sierra Castro

 

Publicado por Embajada Colombiana JyD Iquique en Jueves, 15 de agosto de 2019

 

Lo cierto, es que la empatía y espíritu de ayuda al prójimo, motivan diariamente a Nohelys Sierra a tomar pequeñas acciones que llenan de esperanza a muchos compatriotas colombianos, que, en circunstancias desfavorables se siente acompañados por los gestos de bondad.

Entre otras actividades, Nohelys lidera campañas de recolección de juguetes para niños de escasos recursos, cajas de víveres para 200 colombianos en situaciones económicas complejas y la celebración de navidad y día de velitas

 

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This